El paso principal para gozar de una buena salud bucodental, y a su vez, presumir de una sonrisa perfecta, es tomar una buena rutina de higiene bucodental.

 

Por este motivo, los especialistas del sector destacan la importancia de llevar a cabo un apropiado cepillado después de cada comida. No obstante, si este cepillado se hace de una manera incorrecta, no se emplea el tiempo necesario o no se utiliza el cepillo adecuado, es posible que no resulte efectivo.

 

En estos casos, la técnica de Bass es el método más recomendado por los profesionales del sector para conseguir una perfecta higiene bucodental.

 

En el siguiente artículo contaremos cuáles son los pasos a seguir para llevar a cabo esta técnica y de qué manera complementarla para presumir de unos dientes limpios y sanos.

 

 

La importancia de un buen cepillado dental

La placa bacteriana es una fina capa que cubre la superficie de los dientes y sobre la que se posan las diferentes bacterias que habitan en nuestra boca.

 

Si no eliminamos esta acumulación de placa de manera correcta,  puede llegar a calcificarse y formar el sarro dental y que, posteriormente, sea imposible de quitar sin la intervención de un profesional de la higiene bucodental.

 

Este cúmulo de placa puede ser la responsable de afecciones bucales como las caries o las enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis. Además, es capaz de afectar de manera muy negativa al esmalte de los dientes quitándole su color blanco natural.

 

Con la finalidad de eliminar la placa bacteriana de los dientes obteniendo así una boca cuidada y sana, los expertos recomiendan realizar un cepillado correcto después de cada comida.

Factores que debemos tener en cuenta para cepillarnos los dientes

 

Para conseguir la correcta eliminación de la placa bacteriana de nuestros dientes, es muy importante tener en cuenta tres factores.

 

Primeramente, la presión que se ejerce sobre el diente al limpiarlo.

 

Se tiene la falsa creencia de que ejercer una presión superior en los dientes es positivo para su limpieza, pero la realidad es que un cepillado agresivo es capaz de provocar recesión en las encías generando ciertas molestias que pueden derivar en una mayor sensibilidad dental.

 

Por este motivo, los especialistas recomiendan que los filamentos del cepillo tengan una dureza media/suave.

 

Seguidamente, tendremos en cuenta el tiempo que empleamos para el cepillado. Lo recomendable para que sea efectivo son entre 2 y 3 minutos pasando el cepillo por la superficie de todas las piezas dentales.

Por último, no debemos olvidarnos de la limpieza de los molares, ya que son piezas dentales en las que se generan caries frecuentemente, y de la lengua.

 

 

El método de cepillado más recomendado: la técnica de Bass

 

La técnica de Bass consiste en remover eficazmente la placa bacteriana del surco gingival, es decir, la eliminación de placa entre el espacio de la encía y las placas dentales. Básicamente se trata de realizar movimientos de rotación en sentido horizontal entre la línea de la encía y el diente.

 

El uso de esta técnica está especialmente recomendada para personas que sufren de enfermedades periodontales.

 

Cabe destacar que, cuando realicemos esta técnica, no debemos realizar una presión excesiva con el cepillo ya que así conseguiremos evitar la irritación y sangrado de las encías a la vez que la abrasión dental, es decir, la pérdida progresiva de superficie dental.

 

El paso a paso de la técnica de Bass

 

Para realizar esta técnica de manera eficaz, el primer paso debe ser coger el cepillo y colocarlo de manera horizontal sobre la línea de la encía en un ángulo de 45 grados. A continuación, realiza pequeños movimientos rotativos de manera horizontal incidiendo en la zona del surco gingival.

 

Una vez hecha la limpieza de todas las caras visibles de los dientes, debes continuar la limpieza por la parte interna. Para ello, tu cepillo de dientes de la misma forma, es decir, en un ángulo de 45 grados y repite los movimientos anteriormente realizados.

 

Tómate aproximadamente 10 segundos para la limpieza de cada pieza dental y si escuchas ruido excesivo es que estás ejerciendo más presión de la recomendada.

 

¿Con qué elementos complementar la técnica de Bass?

 

Para eliminar de manera efectiva el cúmulo de placa bacteriana, no bastará únicamente con cepillarse los dientes. Además, se requieren otro tipo de rutinas que aconsejan los especialistas como por ejemplo: la utilización de hilo dental o cepillos interdentales.

 

Asimismo, es importante enjuagar tu boca con el colutorio que mejor se adapte a tus necesidades y usar un cepillo con filamentos de dureza media o suave. De igual manera, es aconsejable cambiar este cepillo cada vez que los filamentos se encuentren gastados, es decir, cada 2/3 meses.

 

Si te estás sometiendo a un tratamiento de ortodoncia fijo puedes optar por utilizar irrigador bucal para eliminar los restos de comida y bacterias de nuestros dientes. Además, recordaremos también que es muy importante cepillarse la lengua para evitar mal aliento, las caries y enfermedades periodontales.

 

Por último, no olvides realizarte una limpieza bucodental con profesionales del sector cada 6/8 meses, y cada 4/6 meses en caso de padecer alguna enfermedad periodontal.

 

En García & Domenech nos preocupamos por tu salud bucodental

 

 

Tener una buena técnica de cepillado es fundamental para la eliminación efectiva de la placa bacteriana y para mantener una correcta higiene y salud bucodental. Si tienes dudas sobre cuáles son las técnicas de cepillado más efectivas, consulta con los mejores especialistas del sector.

 

En García & Domenech nos encargamos de explicarte paso a paso cómo debes llevar a cabo la correcta limpieza de tus dientes y encías. No dudes en contactar con nuestro equipo de profesionales para aclarar todas tus dudas.

 

¡Visita nuestra página web e infórmate!

 

 

5/5 - (28 votes)