Rate this post

De todos es sabido que cuando una mujer está embarazada todo su cuerpo cambia y tiene que cuidar aspectos de su salud que hasta entonces igual nunca había tenido en cuenta, como es la alimentación, el tipo de ejercicio e incluso la salud bucodental.

Sí, aunque nos suene raro, diferentes estudios demuestran que muchas mujeres sufren de distintas dolencias en los dientes y encías durante la gestación.

¿Qué problemas suelen aparecer?

  • Gingivitis. Esta es el más común. Ocurre cuando sentimos las encías enrojecidas, inflamadas o dolorosas, incluso pueden sangrar al cepillarse los dientes. Debemos tratar este problema, ya que en caso de no hacerlo puede convertirse en una enfermedad grave de las encías llamada “periodontitis.”
  • Dientes flojos. Ya sea por un posible caso de periodontitis, o simplemente por los elevados niveles de progesterona y estrógeno durante el embarazo, los dientes pueden llegar a aflojarse.
  • Caries. Los ácidos de la boca consiguen descomponer el esmalte de los dientes, y puesto que durante la gestación se genera más ácido en la boca (sobre todo debido a las náuseas o posibles vómitos), es más probable que aparezca alguna caries.
  • Tumores del embarazo. Esos tumores no son cáncer. Se trata de bultos que se forman en las encías inflamadas, normalmente entre los dientes y debido a la acumulación de placa, lo que suele causar sangrado. A pesar de que es muy probable que estos tumores del embarazo desaparezcan solos, puede que también se puedan extraer con cirugía ya después del parto.

¿Y cómo podemos prevenirlos?

  • Cepillándonos los dientes con un cepillo de cerdas suaves y usando un dentífrico que lleve flúor, sin olvidarnos de utilizar hilo dental una vez al día para eliminar la placa.
  • En caso de tener muchas náuseas o vómitos, enjuagarse la boca con agua o enjuague bucal.
  • Seguir una dieta nutritiva. Alimentos ricos en nutrientes como el calcio, proteína y vitaminas A, C y D, beneficiarán tanto nuestra salud dental como el buen desarrollo del bebé.
  • No seguir una dieta a base de dulces. Sabemos que los antojos pueden ser una tentación, pero estos dulces pueden dar lugar a caries y otros problemas bucodentales.
  • Visita al dentista. Hacernos algún chequeo durante el embarazo nos ayudará a prevenir cualquier tipo de problema o dolencia.

Si siempre has tenido buenos hábitos de salud bucodental, no tienen por qué surgir muchas complicaciones durante el embarazo. De todas formas, tu Clínica dental en Llíria García y Domenech te espera siempre que lo necesites. Si has leído este post y te surge cualquier pregunta, ¡no dudes en concertar una cita con nosotros!