Rate this post

En García & Domenech somos conscientes de la ansiedad y el miedo que sufren los pacientes ante un tratamiento dental. Normalmente cuando el paciente nos conoce y demostramos que trabajando con delicadeza y cuidado se minimizan las molestias durante el tratamiento, esa ansiedad disminuye debido a la confianza que se establece. Sin embargo, hay casos de ansiedad extrema que requieren de un apoyo extra. También es útil en el caso de niños que no responden a un manejo de la conducta normal o en tratamientos excesivamente largos.

Estamos especializados en técnicas de sedación, muy comunes en otras disciplinas, pero que no son tan usadas en la odontología.

Nos referimos a la sedación consciente. Este término engloba dos técnicas distintas: la sedación consciente inhalatoria con óxido nitroso (gas) y la sedación consciente endovenosa.

En ningún momento se pierde el conocimiento ni se altera la percepción sensorial de un modo comparable al de una anestesia general, pero sí que consigue en el paciente una relajación máxima, y por tanto una cooperación. Además ocurre una amnesia anterógrada, es decir, el paciente no recuerda nada, como si despertara de un sueño.

SEDACIÓN CONSCIENTE INHALATORIA CON ÓXIDO NITROSO

Todo nuestro personal está capacitado para el manejo de esta técnica. Se utiliza la combinación del óxido nitroso con oxígeno que mediante una mascarilla nasal el paciente aspira. Mediante el caudalímetro de la máquina el odontólogo controla la concentración para lograr una sedación óptima. El efecto es muy rápido tanto en la inducción como en la recuperación. En pocos segundos el paciente entra en un estado de relajación y bienestar.

SEDACIÓN ENDOVENOSA

Nuestro equipo de anestesistas se desplaza hasta la clínica para efectuar la sedación endovenosa. Se utilizan fármacos sedantes asimilados rápidamente por el organismo y administrados por vía intravenosa. Además el anestesista controla durante todo el proceso las constantes vitales del paciente (saturación de oxígeno en sangre y función cardiaca), así como el estado de consciencia.
Recomendamos esta técnica sobretodo en tratamientos largos y complejos (cirugías) y para pacientes con determinadas enfermedades sistémicas, ya que al controlar las constantes en todo momento se aporta una mayor seguridad durante el tratamiento.

FILOSOFIA GARCIA & DOMENECH