Rate this post

Cuando el paciente ve en la salud algo más allá de la ausencia de enfermedad y busca no solo encontrarse bien a nivel físico sino también tener un buen estado anímico, nace la odontología emocional.

Seamos sinceros: ir al dentista nunca ha sido el plan ideal de nadie. Siempre nos ha ocasionado cierto respeto –e incluso nos atreveríamos a llamarlo miedo-, con lo que nuestras citas suelen ser escasas y estrictamente necesarias. Pero ¿qué pasa cuando vemos una de esas sonrisas perfectamente alineadas, blancas y radiantes, que al menos en apariencia parecen tan felices? Pues que queremos una igual. Y punto. En ese caso, si nos prometieran que nuestras carcajadas van a tener ese mismo aspecto… tal vez firmaríamos sin pensarlo, sin atender a nuestra fobia a ir al dentista.

¿Te imaginas poder ver una simulación del resultado final de un tratamiento antes de comenzarlo? Gracias a las últimas técnicas digitales y de realidad virtual ya es posible. ¿Cómo? Muy fácil: Todo se realiza mediante una férula-máscara a través de la cual el paciente podrá visualizar el “futuro” de su dentadura, comentar y opinar sobre ello, así como (¿por qué no?) emocionarse viendo eso que tanto desea, esa sonrisa de película tan ansiada. Podríamos resumirlo en algo como: Mens sana in dentadura bonita ? Por otra parte, y al hilo de este nuevo enfoque emocional de la odontología, nos gustaría incluir también el papel fundamental que en ello ejerce una nueva postura mucho más cercana y empática de la figura del dentista. Cada vez se enfatiza más en un diálogo mucho más humano con el paciente a la hora de realizar el diagnóstico y establecer el tratamiento que mejor se ajuste: si éste siente que existe un interés real hacia su caso, su salud se verá gratamente mejorada.

Diseño digital de la sonrisa

El concepto de diseño digital de la sonrisa (DSD) se basa en analizar las proporciones faciales y dentales de los pacientes realizando una serie de fotografías digitales de alta calidad que permiten ver la relación entre dientes, labios, encías y sonrisa con los rasgos en movimiento, teniendo en cuenta todos los gestos del paciente.

Supone una nueva metodología eficaz y precisa a través de la tecnología, avalada internacionalmente por odontólogos de todo el mundo que busca mejorar la satisfacción. Cada diseño está hecho según las necesidades y deseos de cada persona, enfocado principalmente a mejorar su autoestima, emoción y estética, de acuerdo a sus rasgos creando armonía con su rostro.

Y tú, ¿te animas a verte mejor y ser más feliz?