Rate this post

Hoy en García y Domenech te contamos algunos de los errores más comunes en la salud dental, para entenderlos y evitar que sigan sucediendo. Recuerda que siempre debes pedir cita con el odontólogo si tienes alguna duda y chequearte con regularidad, por eso hoy te contamos los errores más comunes en la salud dental.

Como sabemos, es muy importante tomar las medidas necesarias para proteger nuestros dientes, por eso, desde que somos niños pequeños nos enseñan que día a día tenemos que cepillamos los dientes después de cada comida, usar hilo dental, no comer ni beber alimentos dañinos para nuestra boca, entre otros.

Hay muchos errores que comúnmente cometemos sin saberlo respecto a nuestra higiene dental que pueden provocar algunos problemas a nuestros dientes, encías, lengua, etc…

Los errores más comunes en la salud dental:

– Pasar demasiado tiempo o poco tiempo lavando los dientes:

Estudios han demostrado que el tiempo ideal para lavarse los dientes son 2 minutos, en este tiempo eliminamos la placa, bacterias que se encuentran en la superficie de los dientes y las partículas de alimentos que quedan en nuestra boca después de comer; si nos cepillamos en menos tiempo nos faltarán partículas y bacterias por eliminar, mientras que si nos cepillamos por mucho más tiempo corremos el riesgo de desgastar el diente.

– Lavarse los dientes apenas terminas de comer:

Cuando ingerimos alimentos nuestra capa de esmalte se ablanda, cuando nos lavamos los dientes inmediatamente después de comer podemos dañar la capa de esmalte, por eso se recomienda lavar los dientes 30 o 60 minutos después de comer

– No cambiar los cepillos de dientes:

El cambio de cepillo se recomienda cada 3 meses, como todo, los cepillos nuevos limpian eficazmente la boca, al cabo de unos meses sus cerdas no son tan potentes y dejar de ser tan efectivos.

– Cepillarse una vez al día:

Lo ideal es lavarse los dientes después de cada comida, pero el mínimo necesario para mantener una buena salud bucal es cepillarse 2 veces, en la mañana y en la noche, para que eliminemos las bacterias y no se acumulen durante todo el día o toda la noche.

– No usar el hilo dental todos los días:

El cepillo no es suficiente para lograr la excelencia en la higiene dental, el hilo dental es fundamental para limpiar los dientes donde el cepillo no puede llegar, no utilizarlo puede provocar grandes problemas en la salud bucal.

– Deshidratación:

Provoca sequedad en la boca y esto a su vez crea un entorno ideal para que prosperen las bacterias, tomar agua con regularidad y mantenerse hidratado ayuda también a eliminar las partículas y bacterias de los dientes.

– No asistir regularmente a las visitas con el odontólogo:

Las limpiezas en clínicas especializadas como las clínicas de García & Domenech son más profundas que cualquiera que podamos realizar en casa, por otra parte, los odontólogos pueden identificar cualquier problema de salud bucal en las primeras etapas para prevenir cualquier problema importante.

– Usar enjuague bucal no es igual que utilizar hilo dental:

A pesar de que el enjuague bucal es una herramienta excelente para agregar a tu rutina de higiene bucal, no es un producto que pueda sustituir al hilo dental, es simplemente un complemento que te aporta un buen aliento y es capaz de eliminar algunas partículas dañinas de la boca mientras que ayuda a fortalecer los dientes, sin embargo, como el cepillo, no es capaz de llegar a donde llega el hilo dental.

– No usar flúor en los productos que utilizas para tu higiene dental:

El flúor está presente en muchos productos de higiene dental por una razón, ayuda a fortalecer los dientes y evita que se dañen. ¡Utiliza productos con flúor!

– Consumir azúcar:

El azúcar actúa como gasolina para las bacterias, ayuda a que se acumulen rápidamente, y no hay nada peor que las bacterias en nuestra boca, si vas a consumir azúcar siempre hazlo con moderación

– Utilizar un cepillo de dientes inadecuado:

Normalmente, si su odontólogo no le ha sugerido lo contrario, se recomienda utilizar cepillos de cerdas suaves, ya que las cerdas duras pueden perjudicar el esmalte de nuestros dientes. También puede consultar con el odontólogo sus preferencias entre un cepillo manual o un cepillo eléctrico

– Guardar el cepillo de dientes incorrectamente:

Asegúrese de guardar su cepillo en posición vertical para que se seque correctamente y no acelere el crecimiento de las bacterias como puede pasar cuando guardamos el cepillo en un cajón o un lugar que no esté bien aireado.

Infórmate sobre tu salud dental en García y Domenech

Estaremos encantados de atenderte, revisarte y solucionar todas tus dudas, recuerda que estamos abiertos todo agosto, y si tienes alguna emergencia te atendemos las 24 horas del día, puedes comunicarte  a través de este teléfono para emergencias 651 662 292 ¡La salud de tu boca siempre es una prioridad, visítanos en nuestra clínica de odontología avanzada en Llíria (Valencia)  García & Domenech