Rate this post

¿Te sientes más cansado o apático? ¿Te agobia este calor incipiente y solo quieres agua fría, playa y aire acondicionado en lugares cerrados? ¿Te notas los ojos secos y la piel… más de lo mismo? Seguro que asientes al menos a una de estas preguntas. Y ahora bien: ¿y si te decimos que tus dientes también sufren el calor?

Las altas temperaturas sumadas al ambiente seco, pueden dañar los dientes así como a los tejidos que los rodean debido a la sequedad bucal que producen, ligada directamente a la secreción de saliva. La saliva se encarga de proteger nuestros dientes, por ello es fundamental mantener cierto nivel de hidratación extra para compensar esa carencia.

Por otra parte, la humedad que nos lleva a sudar más de lo habitual, también contribuye a esta pérdida de hidratación, pudiendo llevarnos hasta dolencias más graves ya que la falta de saliva facilita que proliferen las bacterias en la placa bacteriana. Además, es un secreto a voces que cuando no estamos en casa descuidamos nuestra higiene dental. Caries, gingivitis o halitosis pueden convertirse en compañeras habituales si no podemos remedio.

¿Qué podemos hacer para no descuidar la dentadura en vacaciones?

  • Mantente hidratado: Bebe mucha agua y bebidas no azucaradas. Fruta y verdura en grandes cantidades y… ¿quieres un truco? Los chicles sin azúcar te ayudarán a generar saliva en momentos que no tengas líquido a mano. Recuerda que la saliva es fundamental para proteger, ¡no lo olvides!
  • Mantén tu rutina en cuanto a cepillado: hazlo tres veces al día de forma prolongada, nunca durante menos de dos minutos, siempre después de cada comida. Muchas noches de verano solemos salir y por ello olvidamos cepillarnos los dientes al llegar a casa; mentalízate: es muy importante para nuestra salud bucodental hacerlo justo antes de acostarnos.
  • No olvides el hilo, la seda dental o el cepillo interdental: aunque tú estés de vacaciones, tus dientes no. Cuando finalices el proceso, usa de forma complementaria un enjuague bucal adecuado a tus necesidades.
  • No abuses de alimentos fríos: sobre todo si sufres sensibilidad dental. Consume de forma responsable también por su alto contenido en azúcares, y más todavía si llevan toppings o añadidos de caramelo, chocolate o golosinas, puesto que pueden quedar pegados a la superficie oclusal de los dientes.

Tras estos consejos, os recomendamos que cuando regreséis de vuestras ansiadas (y merecidas) vacaciones, nos visitéis y os realicéis una limpieza bucal o profilaxis para comenzar el nuevo curso con una sonrisa de diez. Nos podréis encontrar en C/ San Vicente Ferrer, 20 bajo. 46160 (Llíria) de lunes a viernes de 9:00 a 20:00 y los sábados con cita previa llamando a cualquiera de nuestros dos teléfonos: 960098578 · 651662292.

¡Feliz verano!