Rate this post

Poder lucir una sonrisa estética y saludable influye en muchos aspectos de nuestro diario vivir, el trabajo, las amistades, la familia y las relaciones. Pero, no solo en apariencia, sino que también en el ámbito emocional. Esta característica puede llegar a afectar o aumentar nuestra autoestima.

 

Uno de los principales aspectos que a primera vista tenemos en cuenta en una dentadura, es sin duda, el color que tienen. Es importante saber que no existe dientes completamente blancos, su coloración puede variar dependiendo del esmalte, grosor y color de la dentina. Existen muchos métodos para poder mantener una dentadura envidiable. Te enseñaremos algunos aquí.

 

Importancia

 

Tener dientes relucientes trae beneficios estéticos y de salud, como algunos que se encuentran a continuación:

 

  • Puede aumentar nuestra confianza.
  • Comodidad con tu apariencia.
  • Aspecto más saludable.
  • Menos vergüenza.
  • Más sonrisas.

 

Causas de dientes manchados

 

Existen muchos factores que afectan al color de nuestra dentadura con el paso de los años, algunas causas naturales y otros por reacciones externas:

 

  • Fumar
  • Tomar café, vino, bebidas con colorantes.
  • Ingerir alimentos con mucha pigmentación.
  • Trauma dental.
  • Cepillado muy brusco.

 

Tips para unos dientes blancos

 

Para poder mantener o recuperar tu brillante sonrisa es necesario un trabajo en equipo, entre tus cuidados personales y el trabajo de tu odontólogo.

 

  1. Cuida tu limpieza bucal:

Es ineludible recordarte que para tener una buena salud bucal debes cepillarte correctamente los dientes tres veces al día después de cada comida, un mínimo de dos minutos.

  1. Cambiar el cepillo con regularidad: es recomendable sustituir tu cepillo cada dos o tres mese, esto evitará atraer más bacterias a tu boca.
  2. Evita ejercer mucha fuerza al cepillar: cepillar de forma agresiva alterar el esmalte de los dientes y estos tiende a amarillarse.
  3. Cuidado con ciertos alimentos: excederse en alimentos con cítricos y con colorantes naturales o artificiales puede ir afectando a tu sonrisa. Estos alimentos pueden ser la naranja, el limón, frambuesas, remolacha, salsa de tomate, de soja, condimentos, etc. En el caso de que los consumas debes realizar una buena limpieza después de ingerirlos.
  4. También, mucho ojo con las bebidas: el café, el té, los vinos y las bebidas con colorantes van poco a poco deteriorando el color natural de los dientes, así que es necesario controlarlas o evitarlas directamente.
  5. Suma alimentos blanqueadores a tu dieta diaria: verduras y frutas como el brócoli, la coliflor, las fresas, las manzanas y el apio, contienen nutrientes que no solo ayudan a mantener el color de los dientes, sino que también los fortalece.
  6. Toma mucha agua: la correcta hidratación influye de forma positiva en el color de tu dentadura.
  7. Y, lácteos también: el yogur, el queso y la leche son muy recomendables.
  8. No ejerzas fuerza con tus dientes: la tención o el estrés hace que apretemos mucho los dientes, aunque no nos demos cuenta, evita totalmente esta acción. Puede desgastar el esmalte y dañarlos.
  9. Visita a tu odontólogo: un profesional puede asesorarte de mejor manera en los tratamientos de blanqueamiento y restauración dental.

 

Labor de un odontólogo

 

Actualmente las clínicas odontológicas cuentan con tecnología especializada para lograr una sonrisa perfecta y brillante. Existen varios procedimientos, todo depende del paciente y su nivel de su problema, pero el blanqueamiento dental siempre es la mejor opción.

 

¿Qué es un blanqueamiento?

 

Es un proceso profesional que logra regenerar varios tonos de tu blanco original. Es importante tomar en cuenta que este blanqueamiento es duradero, pero no para toda la vida, es necesario realizar controles con regularidad. Los resultados varían en cada caso, pero son totalmente perceptibles.

 

Este tratamiento cuenta con varios beneficios: su valor económico es relativamente más bajo que otros tratamientos, no tiene efectos secundarios, resultados inmediatos, proceso sin dolor.

 

Como habíamos dicho, el blanqueamiento depende del problema presentado, estos se pueden tratar de diferentes formas:

 

  • Blanqueamiento en dientes vitales: se realiza aplicando un gel sobre la superficie dental, solo en la parte visible del diente.
  • Blanqueamiento en dientes no vitales: este proceso se realiza desde el interior, en el caso que el blanqueamiento en dientes vitales no sirva y el problema venga del interior del diente.
  • Blanqueamiento con LED: activa las moléculas del gel blanqueador con una luz azul que proviene de una lámpara led.
  • Blanqueamiento con láser: es el procedimiento más eficaz y con resultados visibles más prometedores. La luz láser activa el gel blanqueador y penetra en el esmalte de los dientes.

 

Nuestra sonrisa es una cualidad muy importante y especial en nosotros, así que debemos cuidarla. En la clínica dental García & Domenech te ayudamos a hacerlo.