Rate this post

Los dientes caninos, conocidos coloquialmente como colmillos, son uno de los dientes más importantes de nuestra dentadura. Se localizan a ambos lados entre los incisivos y los premolares, tanto en la zona superior como en la inferior de la boca, sumando un total de cuatro: dos superiores y dos inferiores. Cumplen una función esencial en la boca, por lo que pueden ocasionarnos problemas si crecen demasiado alto, ya sea de tipo fisiológico o estético, de ahí que varias personas se sometan a tratamientos para bajar los colmillos.

Los dientes caninos juegan un papel importante al comer, hablar, mantener la forma de los labios y guiar a los otros dientes a su posición. Cuando comes, los caninos ayudan a cortar y rasgar los alimentos en trozos pequeños, y cuando hablas, trabajan junto a los incisivos para ayudar a formar las palabras. Unos colmillos altos pueden dificultar estas funciones, de ahí la necesidad de bajar los colmillos.

Además, los dientes caninos funcionan como guías para el resto de los dientes. Ayudan a mantener la posición de los dientes superiores e inferiores cuando la mandíbula inferior se mueve de lado a lado evitando que otros dientes de arriba y abajo choquen entre sí.

Causas de los caninos altos que nos llevan a bajar los colmillos

Los colmillos o caninos son los últimos dientes anteriores que salen en nuestra boca cuando se nos caen los dientes de leche, sobre todo los superiores. Por lo tanto, deben adaptarse al espacio que queda en el arco dental, que muchas veces no es suficiente para que puedan quedarse en su posición natural. Además, el colmillo permanente es mucho más ancho que el colmillo de leche que reemplaza, por lo que necesita espacio adicional.

Los colmillos deben intentar colarse entre los dientes que ya han salido para llegar a su posición en nuestra dentadura. Sin embargo, los dientes situados a los lados de los colmillos no se moverán para abrirles camino durante su crecimiento. Esto provoca que los colmillos cambien su trayectoria y crezcan hacia afuera o hacia dentro en el lado del paladar. Incluso pueden quedarse los caninos atrapados en el hueso del maxilar.

Por tanto, debido al tamaño de los caninos, su desarrollo más lento, su secuencia de erupción, el espacio disponible en la dentadura que puede ser insuficiente y la ruta de crecimiento más larga de los caninos, es normal que crezcan más arriba de lo normal y por lo tanto que necesitemos bajar los colmillos.

Por cierto, los colmillos altos o montados son un problema que no se puede evitar o prevenir porque tienen un alto componente genético. Es decir, no es resultado de un mal hábito desarrollado durante la niñez.

Problemas de los colmillos altos

Si los colmillos están altos o mal posicionados en la dentadura, otros dientes tendrán que realizar el papel de los caninos y esto provocará problemas a medio y largo plazo como dolencias articulares o desgaste excesivo de otras piezas dentales.

Asimismo, como hemos señalado, los caninos son piezas dentales fundamentales para realizar funciones cotidianas como comer o hablar correctamente. Unos colmillos altos pueden dificultarlas, de ahí la urgencia de bajar los colmillos.

Por otro lado, están los problemas estéticos. Los colmillos altos no sólo afean tu sonrisa generando problemas de autoestima, sino que además influye en la forma de tu cara por la posición del labio superior. Bajar los colmillos te ayudará a recuperar una sonrisa bonita.

Bajar los colmillos con invisalign

Si han empezado a salir los colmillos y aún tienes los dientes de leche, deberás acudir al odontopediatra a quitar el de leche y sí que el colmillo permanente crezca bien. Si los colmillos permanentes ya han crecido y presentas caninos altos, la solución para bajar los colmillos es con algún tipo de ortodoncia, ya sea brackets o invisalign.

Desde García & Doménech te recomendamos el tratamiento con invisalign para bajar los colmillos por su efectividad y comodidad. Esta alternativa de vanguardia a los aparatos de ortodoncia tradicionales es una férula transparente o alineadores que corrigen la mala posición de tus dientes. A diferencia de los brackets, se puede quitar para comer o lavarse los dientes, mejorando sustancialmente la vida diaria de la persona que se somete al tratamiento.

Asimismo, al ser transparente, la gente ni se dará cuenta de que llevas ortodoncia, por lo que no afectará a tu imagen. El invisalign funciona con un escáner 3D, de forma que te enseñaremos en tus visitas al odontólogo como va a ser el tratamiento y los movimientos previstos en tus dientes para conseguir una sonrisa perfecta.

Si quieres corregir y bajar tus colmillos con el novedoso sistema del invisalign, debes dirigirte a una clínica especializada en este tipo de tratamiento como García & Doménech. Disponemos de ortodoncistas avanzados en este tipo de técnica con años de experiencia. Te asesoraremos sobre el tratamiento y te mostraremos con el escáner 3D como quedará tu sonrisa. Te esperamos en nuestra clínica de Llíria. Contacta ya con nosotros y pide cita.